PERFILES DE EXITO

Todos los estudiantes, al terminar los estudios universitarios desean, más que cualquier otra cosa, el encontrar un trabajo acorde con su formación, en el que puedan realizarse y ganar mucho dinero. Luis Puchol, profesor de ICADE y autor del libro La Venta de $í Mi$mo (Editorial Díaz de Santos), te indica aquí cómo es el perfil profesional de los graduados que encuentran con facilidad su trabajo.

En los últimos años, con alguna frecuencia, los estudiantes de último curso de mi Facultad me han preguntado cuál es el camino más seguro y rápido para encontrar un buen trabajo al finalizar los estudios universitarios.

Siempre he respondido que no existen atrajos ni caminos privilegiados; lo que hay son buenos y malos caminantes. De hecho, una vez más es oportuno citar el tópico que dice Caminante, no hay camino, se hace camino al andar.

¿Y cuál es el perfil - me insisten - que diferencia a esos buenos caminantes de los que no son tan buenos?

Me agradaría mucho poseer la receta mágica que convierte a cualquier estudiante en un triunfador, pero dado que esa receta no existe, voy a mencionar algunos de los rasgos que, a lo largo de mi vida profesional en la empresa y en la universidad, he podido observar en la mayor parte de jóvenes graduados que consiguen su trabajo, en el que encuentran satisfacción motivación y autorrealización constantes, y no solamente un puesto de trabajo que financie las necesidades más inmediatas.

Estos triunfadores, contra lo que pudiera parecer a primera vista, no siempre han sido unos empollones de los que sacan matrícula en todas las asignaturas, sino estudiantes que obtienen unas calificaciones aceptables a lo largo de sus estudios, a veces con algún septiembre o incluso con alguna asignatura aprobada en tercera convocatoria.
Eso sí, las mejores calificaciones, incluso calificaciones excelentes las han obtenido en aquellos temas que realmente les motivaban y en cuyo campo pretendían posteriormente especializarse.
Un rasgo determinante de estos triunfadores es que asisten regularmente a clase, estudian y preparan sus exámenes utilizando buenos libros que adquieren a principios de curso o que consultan en la biblioteca, y no se limitan a tomar apresurados apuntes en clase, preguntando a cada momento al profesor si esto entra o no entra en el examen.
También suelen ser personas que utilizan las tutorías y acuden a los profesores, no para reclamar una calificación que juzgan injusta, sino para aprender lo que no saben o aclarar las dudas que se les presentan al estudiar un tema o preparar un examen.
Lo anterior no significa que sean unos buenos chicos conformistas o pelotas, porque los triunfadores que he conocido son asertivos, sin ser agresivos, es decir, son capaces de defender su punto de vista ante un profesor o autoridad académica cuando están seguros de tener la razón, pero sin perder las formas, gritar o insultar.

Al margen de los estudios reglados, los triunfadores asisten a conferencias, charlas, presentaciones, etc. relacionados con el tema de su interés.

Paralelamente se afilian a asociaciones, estudiantiles o no, que les permita entrar en contacto con quienes pueden emplearlos en el futuro (AIESEC, Junior Empresa...) y procuran desempeñar algún puesto directivo que les dé experiencia en la utilización de técnicas de liderazgo, organización, comunicación , etc...

Utilizan las relaciones que entablan con distintas personas y empresas por medio de estas organizaciones para conseguir prácticas de verano, aunque ello suponga el sacrificar el merecido descanso estival tras un año de trabajo intenso.

Saben que la nota dominante del futuro es la globalización empresarial y en consecuencia dedican el tiempo y el esfuerzo necesarios a estudiar idiomas: inglés en primer lugar, y después otro idioma más.

Cuando es posible, en función de las posibilidades económicas de su familia, procuran acogerse a un plan de intercambio y estudiar un semestre o un curso completo en una universidad extranjera. Y cuando están allí huyen como del mismo diablo del resto de españoles, porque saben que el principal beneficio de su estancia fuera es la adquisición de habilidades lingüísticas en el idioma del país de recepción.

Se interesan por la informática y la aplican al estudio y presentación de trabajos en las distintas asignaturas de su carrera. Buscan información en Internet, pero evitan eternizarse en alguna de las múltiples chats o jugando al tetris.

Se preocupan por adquirir habilidades de comunicación: escribir para ser leído, hablar en público, participar en debates...

Realizan alguna actividad deportiva, porque saben que no es posible a medio y largo plazos realizar un trabajo intelectual, sin el oportuno contrapeso de la actividad física.

Huyen de excesos en bebida, tabaco, estimulantes y demás, lo que no quiere decir que no se tomen una cerveza con los amigos, o no salgan de marcha una vez por semana.

No permanecen ajenos a las necesidades sociales y se preocupan por ellas, incluso participan en actividades voluntarias de tipo social o solidario.
Saben que no es cierto que el buen paño en el arca se vende, y que no es esperable que las empresas o personas que puedan contratarlo hagan cola en la puerta de su casa, de modo que se preparan concienzudamente en técnicas de job-hunting, bien sea asistiendo a cursos o seminarios sobre el tema, bien sea utilizando un buen libro sobre búsqueda de empleo.

Y por encima de todo esto, suelen ser personas en cuya palabra se puede confiar, buenos amigos de sus amigos y buenos compañeros de los que, sin alcanzar la categoría de amigos coinciden con ellos en su curso. Son además capaces de entusiasmarse con el trabajo, amantes de la justicia y con un sentido profundo de la ética.

No sé si te parecerá que este artículo destila moralina. No es ese mi propósito. En todo caso, ese es el perfil de los estudiantes, chicos y chicas, que en mi experiencia profesional en la universidad y como responsable de Recursos Humanos en distintas empresa, he comprobado que encuentran con facilidad un trabajo al finalizar sus estudios y, además, son felices en él.


 

info@pucholyasociados.com

www.pucholyasociados.com